Es importante tener una información básica de lo que es la Ortodoncia, para conocer el alcance real y lo que se puede esperar de ella. La idea de que la Ortodoncia coloca aparatos y alambres para enderezar dientes torcidos es hoy por hoy una visión un poco incompleta. Por eso te animamos a que entres en el mundo de la Ortodoncia y conozcas un poco más…

La Ortodoncia es la rama de la Odontoestomatología responsable del Estudio,Prevención, Diagnóstico, Intercepción, Seguimiento y Tratamiento de las anomalías de forma, posición, relación y función de las estructuras dentomaxilofaciales, tanto en niños en crecimiento como en individuos adultos en estado de madurez definitiva.

El ejercicio de la Ortodoncia incluye pues el tratamiento correctivo de los dientes y las estructuras óseas que los rodean, a través la planificación, diseño, aplicación y control de aparatos y dispositivos diversos, que aplican fuerzas físicas controladas sobre dientes y huesos, con el fin de obtener unas relaciones de los dientes y los huesos armónicas y en equilibrio funcional y estético compatible con la salud integral del sistema estomatognático. En una acepción más simple, la Ortodoncia es la especialidad de la Odontología que se encarga de corregir la posición defectuosa e irregularidades de los dientes, la mordida y las anomalías de sus correspondientes huesos denominados Maxilares.

El entorno en el que trabaja la Ortodoncia se conoce como "estructuras dentomaxilofaciales" y comprende el conjunto formado por dientes, hueso y tejidos de soporte que las arcadas dentarias, huesos maxilares (Maxilar superior y Mandíbula) ubicados en los dos tercios inferiores de la cara.

El concepto genérico de Ortodoncia engloba dos partes ligeramente diferentes según la mayor preponderancia del aspecto dental u óseo del problema. Por un lado se denomina Ortodoncia a la parte dedicada a corregir las posiciones de los dientes y sus procesos alveolares, y por otro, se denomina Ortopedia Dentofacial a la que estudia los maxilares en desarrollo. Ambos aspectos no son totalmente diferenciables sino que se solapan frecuentemente en un mismo problema, por ello ambos conceptos se integran bajo el concepto genérico de Ortodoncia, que estudia y trata globalmente al paciente en todos los aspectos de su problema. Por ejemplo:

• La causa del apiñamiento y las malposiciones dentales puede ser debido a una compresión o estrechez del hueso donde se implantan por lo que es necesario expandirlo y estimular su crecimiento para disponer espacio para estos.

• La causa de una alteración en la mordida puede ser una descoordinación den el crecimiento del maxilar y la mandíbula, siendo necesario regular este crecimiento para conseguir una correcta oclusión de los dientes. Esto es viable cuando los tratamientos se inician en niños que tienen estructuras óseas todavía en crecimiento que se puede guiar y estimular.

La Ortodoncia trata las Maloclusiones. Maloclusión, como indica la propia palabra, es todo lo que se desvía de lo que consideramos una oclusión o mordida normal.

Existen múltiples alteraciones posibles, sólo en dientes, en huesos o una combinación de ambas y de distintos grados de severidad. No se considera que las Maloclusiones sean enfermedades, sino alteraciones o desviaciones de la normalidad en la oclusión dentaria que son extremadamente frecuentes ya que la mayoría de las personas tienen algún grado de maloclusión y sólo un pequeño porcentaje de la población presenta una oclusión ideal de forma natural, que además es susceptible de cambiar a lo largo de la vida. Si bien algunas no son lo suficientemente serias para requerir tratamiento, aquellas maloclusiones más severas que afectan a la estética y a las funciones de la cavidad oral y sí pueden requerir tratamiento de ortodoncia para corregir el problema. Sólo cuando determinadas anomalías o deformidades severas afectan a la persona hasta el punto de generar un problema psíquico o funcional grave estaría justificado considerar a la maloclusión como una enfermedad ya que la persona padece el defecto y se refleja en ella.

Por tanto, la maloclusión tiene un carácter en cierto modo individual que depende de cada persona, momento de la vida y nivel sociocultural en el que se encuentra. La persona a la que va dirigido el tratamiento y sus circunstancias pueden modificar el concepto de la ortodoncia que está al servicio del hombre para mejorar su apariencia y potenciar la salud oral.

Existen múltiples causas, siendo algunas de las más frecuentes:

• La genética y la influencia familiar en defectos parecidos (dientes incluidos, prognatismo mandibular, dientes supernumerarios, síndromes congénitos…)
• El consumo de una dieta más blanda en la sociedad moderna y la disminución de la masticación lo que disminuye el desarrollo de los huesos que con frecuencia no crecen suficiente para albergar todos los dientes.
• Hábitos infantiles deformantes como chuparse el dedo, uso prolongado del chupete, formas atípicas de deglución y succión de algunos objetos, que pueden deformar la dentición en desarrollo.
• La respiración bucal y falta de respiración por la nariz, generalmente por obstáculos como la inflamación de las anginas y vegetaciones, alergias nasales etc que alteran las funciones nasales y bucales y alteran el desarrollo de las estructuras óseas y dentarias circundantes. • Pérdidas prematuras de dientes de leche o caries extensas en los mismos que alteran la integridad del arco dental y provocan la pérdida del espacio necesario para la erupción de los dientes permanentes, que pueden erupcionar en extrema malposición o quedar bloqueados o incluidos. • Ciertas enfermedades periodontales con destrucción de los tejidos de soporte de los dientes, tienden a movilizar los dientes y hacer que se desplacen y se coloquen mal progresivamente. • El empuje hacia delante de la lengua, la masticación y los molares del juicio puede influir en que los dientes se apiñen y se tuerzan con la edad.

El Ortodoncista es el profesional de la Odontología que ejerce la Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial de manera especializada y generalmente en exclusiva.

En la mayoría de los países del mundo la especialidad de Ortodoncia se estudia tras la licenciatura de Odontología, de forma postgraduada con un período de formación universitaria obligatorio de tres a cuatro años adicionales a la licenciatura. Son pocos los países del mundo donde no está reconocida legalmente la especialidad de Ortodoncia, entre los que esta España, lo que generalmente es desconocido por la población general y conlleva un perjuicio tanto para los pacientes como para los profesionales. Así generalmente la gente carece de la información de que es necesaria una formación adicional tras convertirse en dentista para ejercer la Ortodoncia debido a la amplitud y especificación de la disciplina, y que existe unos profesionales que han dedicado su esfuerzo y su tiempo en la mejor formación para el ejercicio y tratamiento especializado de las maloclusiones y malposiciones dentarias.

En España, a dicho profesional, aunque no se le reconozca oficialmente la categoría de especialista, se le conoce también como Ortodoncista y es obviamente la persona idónea por su formación para diagnosticar y tratar las Maloclusiones.

En España, la sociedad científica que aglutina a todos aquellos odontoestomatólogos con formación y dedicación a la ortodoncia es la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO www.sedo.es) y la asociación profesional que recoge y representa a los que ejercen la ortodoncia en calidad de especialistas, con un master universitario de especialización de 3 años y con dedicación exclusiva a la Ortodoncia, es la Asociación Española de Especialistas en Ortodoncia (AESOR www.aesor.org ).

Aunque la causa principal por la que la gente suele solicitar tratamiento Ortodóncico es la Estética, existen otras razones por las que un tratamiento Ortodóncico nos proporciona Salud.

• Una maloclusión grave puede comprometer el que diversas funciones orales sean correctamente realizadas como son la masticación deglución, fonación, funcionamiento de las articulaciones, respiración etc. Un tratamiento Ortodóncico correctamente ejecutado, consigue el oportuno alineamiento de los dientes y normaliza las relaciones entre Maxilar y Mandíbula, de manera que los dientes encajan correctamente entre ellos y realizan de manera más adecuada su función masticatoria.

• El apiñamiento dental contribuye a la caries por dificultar las tareas de higiene, así como a las enfermedades periodontales (enfermedades de los tejidos de soporte de los dientes como encías y hueso) como la gingivitis y periodontitis. Los dientes alineados y con una correcta oclusión permanecen saludables durante más tiempo ya que al funcionar correctamente se estropean y desgastan menos, lo que asegura una larga vida a la dentadura. El alineamiento dental facilita el mantenimiento de una correcta higiene bucodental y por tanto favorece la salud dental y periodontal.

• La prominencia dental excesiva incrementa la posibilidad de traumatismo en los dientes anteriores, ante un golpe o caída, al estar los dientes avanzados y desprotegidos. De ahí es especialmente importante el tratamiento de tal condición cuando es severa en niños y adolescentes, para preservar la integridad de éstos dientes. La sobremordida aumentada aumenta el riesgo de traumatismo en la mucosa del paladar por el contacto con los dientes anteriores, evitando su corrección las lesiones en la mucosa.

• Por último, se encuentran los aspectos psicosociales de la Maloclusión cada vez más importantes en la sociedad actual. Una maloclusión que genera un problema estético puede repercutir en la autoestima de la persona y ser una traba en su vida social, laboral, escolar etc. Sin embargo, unos dientes bien alineados y una sonrisa agradable repercuten enormemente en el aspecto estético de la persona y tiene connotaciones positivas sobre la vida y la conducta del individuo. Qué importante es sonreír agusto…!

Por lo tanto, además de las ventajas desde el punto de vista estético y funcional, la ortodoncia cumple también una función preventiva preservando la salud de los tejidos duros y blandos de la cavidad bucal.

La manera más fiable de asegurarse de que el tratamiento se realizará a la edad más apropiada es realizando la primera consulta al Ortodoncista a la edad de 6-7 años. La asociación española de Especialistas en Ortodoncia recomienda que la edad ideal para realizar la primera revisión por un especialista en Ortodoncia es antes de los 7 años. Esto se debe a que el establecimiento de la oclusión, y por tanto de la maloclusión, empieza ya durante la dentición de leche, pero especialmente durante el paso de la dentición de leche a la permanente con la erupción de los molares de los seis años y los primeros incisivos, alrededor de los 6-7 años de edad, y se encuentra en íntima relación con el crecimiento y desarrollo del niño, por tanto a esta edad ya se pueden detectar algunas anomalías, evitar que progresen y se agrave el problema y así interceptar la maloclusión antes de que se desarrolle.

Por ello entre los 6 y 7 años se debe solicitar el consejo del dentista o el ortodoncista directamente. Al aparecer esos signos iniciales de la maloclusión, el Ortodoncista realizará un profundo estudio de su extensión y gravedad, así como de las causas que los han producido, con una serie de registros diagnósticos como radiografías, fotografías faciales e intraorales y modelos de escayola de la dentadura. La exhaustiva interpretación del conjunto de estos datos nos permitirá llegar a un diagnóstico lo más exacto posible del problema y proponer el tratamiento más adecuado para cada caso, si se considera que por la edad y el estado de madurez es el momento más apropiado.

Los defectos en la posición de los dientes y los huesos pueden comenzar a manifestarse a edades tempranas y en algunos casos su tratamiento precoz durante la erupción de los primeros dientes permanentes evita daños o problemas irreversibles o de difícil tratamiento en un futuro, siendo el tratamiento precoz más fácil, rápido y estable.

En otros muchos casos, no será necesario realizar tratamiento hasta la edad de los 12-14 años, cuando la dentición se completa, y aunque la primera revisión se debe hacer a edades tempranas, se podrá esperar sin realizar ninguna intervención hasta esa edad, siendo conveniente un control anual para supervisar que el proceso de recambio dentario se realice con normalidad y detectar cualquier desviación de la normalidad que pueda producirse durante él y tratarla cuando sea conveniente. En definitiva, esta decisión dependerá del profesional y su experiencia clínica, que decidirá con buen criterio la edad más adecuada para iniciar el tratamiento de cada problema, para que el tratamiento sea más efectivo y no se alargue de forma innecesaria.

Existen varias modalidades de tratamiento según el problema a corregir y la edad del paciente:

• Tratamiento preventivo, sólo persigue eliminar hábitos deformantes infantiles en edades tempranas (uso prolongado del chupete o succión del pulgar), obstáculos a la erupción de algunos dientes (ej. Extracciones de dientes de leche o supernumerarios indicadas) o guiar la mejor erupción de los dientes (mantenedores de espacio).

• Tratamiento interceptivo, trata la maloclusión en desarrollo orientando la erupción de los dientes o modificando el crecimiento de los huesos maxilares. Se realiza a la edad a la que se inicia el recambio de los dientes de leche por los definitivos y suele ser una fase corta de tratamiento (aprox 1 a.) con aparatos sencillos ortodóncicos y ortopédicos. La mayoría de estos problemas requerirán una segunda fase de tratamiento o tratamiento definitivo cuando se complete la dentición permanente, generalmente más corta y simple al haber controlado precozmente los problemas más importantes.

• Tratamiento correctivo, corrección de la maloclusión cuando los dientes han terminado de erupcionar (12-14 años), pero también en adolescentes y adultos que no han consultado anteriormente. Casi siempre requieren la colocación de aparatología fija multibrackets para un control y detallado perfecto.

Los aparatos de Ortodoncia pueden ser removibles (de quita y pon) o fijos.

Los aparatos removibles sólo pueden corregir defectos muy leves sin un control total del movimiento dentario, especialmente no controlan el movimiento de las raíces de los dientes.

Los aparatos fijos constan de aditamentos cementados a los dientes llamados brackets y bandas, que alojan unos alambres especiales que proporcionan la fuerza necesaria para el movimiento dental, a los que se sujetan mediante ligaduras o sistemas de autoligado. Su efectividad y control es total con respecto a los removibles y debido a la complejidad de su colocación y a la cuidadosa manipulación de los alambres, el profesional que los utiliza debe tener mayores conocimientos científicos y experiencia clínica para no causar daños en la dentadura.

Igual que un médico no puede asegurar el momento en que ocurrirá la curación definitiva de una enfermedad con total garantía, lo mismo sucede con el tratamiento de Ortodoncia. Lo habitual al iniciar el tratamiento es establecer de manera aproximada la duración que se estima que tendrá e informar de ello al paciente y/o sus responsables, sabiendo que podrá variar en algunos meses hacia acortar o alargar el tratamiento.

La media de duración de un tratamiento de ortodoncia al uso son 2 años, los tratamientos sencillos pueden durar de seis meses a un año y los muy complejos hasta tres años. No es posible determinar con toda exactitud la fecha de finalización del tratamiento ya que el movimiento de los dientes y la respuesta de cada persona al tratamiento es individual y depende de factores biológicos y del crecimiento, que son variables difíciles de predecir de antemano.

Asimismo la duración del tratamiento puede verse prolongada por la falta de colaboración o uso inadecuado de los aparatos, ó la rotura y/o despeque de los aparatos de manera repetida. Lo correcto es no dar por terminado el tratamiento hasta la perfecta finalización del mismo, aunque esto suponga su prolongación durante 3 o 4 meses más de lo previsto.

El coste del tratamiento está influido por muchos factores que incluyen la duración y complejidad del tratamiento o el tipo de aparatos empleados para resolverlo.

El presupuesto se elabora después de realizar el estudio, de forma individualizada a cada caso.

Financiamos todos los tratamientos sin intereses, en cuotas mensuales y por tanto, el aspecto económico del tratamiento se planifica de forma que resulte asequible a todos.

Siempre es importante, pero es sumamente necesario que durante el tratamiento de ortodoncia la higiene bucal sea perfecta, porque al favorecer los aparatos las retenciones de restos de comida y placa bacteriana, existe el peligro de que se generen tinciones irreversibles en los dientes, caries, inflamación de las encías, acortamiento de las raíces y pérdida de hueso de soporte, si se mueven en presencia continua de placa bacteriana.

Los aparatos de Ortodoncia por sí solos no pueden dañar ni manchar los dientes, pero si hay un acúmulo persistente de placa bacteriana por un cepillado deficiente, el ataque ácido de las bacterias de la placa provocarán la descalcificación de los cristales que forman el esmalte dental apareciendo manchas blancas que son irreversibles y no desaparecerá a pesar de que el esmalte en esta zona recuperase su dureza normal. Si el paciente sigue las instrucciones de higiene proporcionadas antes, durante y después del tratamiento por todo el equipo de la clínica, no existe riesgo alguno para su salud bucodental.

La Ortodoncia también participa en el proceso de formación de los niños. Antes y durante el tratamiento los niños aprenden la importancia que tiene el cuidado de su boca y cómo esto les beneficia, debido a una labor incesante de continua motivación, enseñanza y refuerzo que reciben durante el tratamiento.

Gracias a la prolongada duración del tratamiento y la periodicidad de las visitas, el tratamiento tiene el poder de crear en los niños hábitos saludables como una dieta sana pobre en azúcares y la realización de una correcta higiene oral, que adquieren como un hábito a lo largo del tratamiento, que se mantiene a lo largo de su vida y que les beneficiará para siempre. Además, aprenden a ser responsables de su propio tratamiento, a colaborar y a cumplir con las indicaciones y las explicaciones que en cada visita se le dan, lo que les hace más responsables y más maduros.

Y como consecuencia de todo este esfuerzo ganan una maravillosa sonrisa y una boca sana de la que se sienten orgullosos, que refuerza positivamente su autoestima y de la que disfrutarán toda su vida.

La educación de los niños es el resultado de un proceso global y de la influencia de todo lo que les rodea: casa, padres, deberes, profesores, juegos, amigos, televisión, deportes, actividades… y su relación con la Ortodoncia y el Ortodoncista durante el tiempo que acuden regularmente a la clínica es una más de ellas. Todas y cada una de las experiencias en la vida de un niño, positivas y negativas, influirán en su formación y su carácter y todo ello irá construyendo su personalidad.

Porque sabemos esto, nuestra filosofía es que los pacientes reciban afecto, compañerismo, dedicación y disciplina. Los niños son los protagonistas y ellos casi desde el principio entrarán solos en la clínica lo que permite que ellos reciban primero todas las explicaciones e indicaciones, haciéndoles de esta forma responsables del tratamiento y permitiéndoles comunicarse directamente con el especialista y el personal auxiliar. Más adelante, al finalizar las visitas el paciente y nosotros comunicamos a los padres el curso del tratamiento y sus nuevas implicaciones o indicaciones.

Los dientes pueden moverse a cualquier edad. El tratamiento en pacientes adultos no sólo es posible sino que es muy recomendable y en algunos casos completamente necesario para corregir el progresivo deterioro de la dentadura y alargar su deseable existencia. Por ejemplo:

• La ortodoncia reordena los dientes y distribuye correctamente los espacios para facilitar la sustitución con prótesis de los dientes ausentes (Ortodoncia Preprotésica)

• La ortodoncia favorece a los pacientes con problemas periodontales (destrucción de los tejidos de soporte de los dientes) al facilitar las tareas de higiene bucodental imprescindibles para el control de la enfermedad y la conservación de los dientes, y distribuye adecuadamente las fuerzas masticatorias para evitar el deterioro del soporte de los dientes que más sufren durante la masticación (Tratamientos orto-perio)

• La ortodoncia es parte fundamental de los tratamientos combinados con Cirugía Ortognática para la corrección de maloclusiones esqueléticas severas y deformidades dentofaciales una vez finalizada la etapa de crecimiento, así como puede compensar mediante tratamientos “de camuflaje”, las maloclusiones esqueléticas menos severas.

La Ortodoncia no sólo proporciona una bonita sonrisa sino otros múltiples beneficios derivados en su mayor parte de facilitar un mejor control de la higiene bucodental haciendo menos frecuente la necesidad de limpiezas y previniendo las enfermedades bucodentales.

Con bastante frecuencia el tratamiento en adultos requiere la concurrencia y coordinación de varios profesionales especialistas en las diferentes áreas de la Odontología (Periodoncista, Cirujano oral y/o maxilofacial, Protesista, Restaurador especialista en Estética Dental…), que planifiquen un tratamiento conjunto, para conseguir un resultado global más completo y atender de forma correcta cada uno de los problemas del paciente adulto con un enfoque Multidisciplinar.

En la actualidad existe una demanda creciente de individuos adultos que solicitan tratamiento de ortodoncia y existen modernas opciones de tratamiento especialmente enfocadas al paciente adulto por su excelente apariencia estética, tolerancia y comodidad. Ya que una de las mayores inquietudes de la población adulta cuando se somete a un tratamiento de Ortodoncia es la estética, existen algunas técnicas que son más atractivas por pasar más desapercibidas:

• Por un lado, los tradicionales brackets metálicos pueden sustituirse por brackets de porcelana o de zafiro, translúcidos o transparentes e invariables (no se decoloran o tiñen) cuya apariencia estética notablemente diferente con la misma efectividad, pero con ciertas partes metálicas como los arcos de alambre que los unen.

Invisalign: este moderno sistema fabricado con una sofisticada tecnología en EEUU, se basa de una serie de alineadores que son como fundas transparentes que llevan pequeños movimientos incorporados y que se van cambiando cada 15-20 días. Son removibles, lo que permite una higiene perfecta y el poder retirarlos para un evento determinado, son cómodos y casi inapreciables.

Ortodoncia Lingual: se trata de aparatos que se fijan a los dientes por su cara interna, la que está en contacto con la lengua, de manera que son invisibles para la gente. Los sistemas más modernos con diseños perfeccionados y reducidos han superado la difícil acomodación y dificultades en el habla que tenían los sistemas anteriores, siendo actualmente un tratamiento cómodo para el paciente que se adapta al roce y al habla en pocos días.

En resumen, las técnicas actuales de ortodoncia permiten que el adulto pueda someterse a un tratamiento que no se ve, que no duele y que es aceptable en cuanto a su duración, por eso estas técnicas son cada vez más demandadas por los adultos con resultados iguales a los que consigue la Ortodoncia convencional.

En primer lugar con una correcta formación en la especialidad de Ortodoncia, pues tu sonrisa y la de los tuyos es algo muy serio que debe ponerse en manos de las personas adecuadas. El ortodoncista con dos o tres años de formacion especializada tras la licenciatura es la persona adecuada para alinear los dientes, corregir maloclusiones y asegurar una correcta función (Asociacion Americana de Ortodoncistas).

Es necesario un equipo auxiliar con un plan de formación continua y una motivación constante por hacer bien su trabajo, guiar a padres y a niños durante su experiencia en la clínica de Ortodoncia. Todos juntos con un compromiso por la excelencia de los resultados y la realización de una apropiada labor profesional aportando a nuestros pacientes experiencia positivas y un trato amable.

Y un espacio apropiado para llevar a cabo estas tareas, con instalaciones modernas, dinámicas y confortables y que disponga de los últimos avances en Ortodoncia, que harán los tratamientos más eficientes, efectivos y focalizados al beneficio y bienestar del paciente.

TIPOS DE APARATOS